Finanzas, Ganadería, Venezuela

Por qué invertir en ganado

Invertir en ganado se está convirtiendo en una gran opción de generar ingresos pasivos por la rentabilidad y por otros factores para personas con visión a mediano y largo plazo.

La bolsa de valores siempre tendrá adeptos, es uno de los mercados con mayor liquidez mundial y que genera grandes cantidades de profit a la comunidad de sus inversores. Pero no todo es perfecto, la volatilidad de sus valores es uno de sus contras y la rentabilidad a largo generalmente no es alta, a diferencia de invertir en ganado.

Este último ha logrado posicionarse como una oportunidad para generar ingresos pasivos, inclusive como alternativa para generar ingresos pasivos de forma segura y confiable. No es posible hablar de un auge, pero el crecimiento de la migración de capital a este sector ha sido paulatinamente creciente.

Pero, ¿qué lo hace atractivo?, primeramente la estructura del negocio. El dinero se invierte en bienes tangibles, revisables, asegurables y con garantías de resguardo. El ganado puede ser controlado y estar sometido a revisión constante de sus dueños. Esto le da una imagen de legitimidad y seguridad para el inversor.

Otros aspectos muy importantes y que llaman la atención es la rentabilidad y las retribuciones posibles que se generan, las cuales hacen de esta una gran vía para ejecutar planes financieros a mediano y largo plazo. 

Invertir en ganado como protección de la inflación

Cabe destacar también el bajo índice de riesgo. El sector ganadero no está sometido a especulaciones, una de las grandes diferencias al mercado de las acciones y bonos. Además, son precios constantes, convirtiéndose así en una gran herramienta de inversión y de protección ante la inflación y la depreciación de monedas.

La ganadería es un sector que ha formado parte de la fundación y desarrollo de las sociedades más avanzadas, provee de trabajo, empleo, comida y progreso. Hoy en día se ha adaptado a los modelos de inversión innovadores, no solo como fuente de ingreso, sino como un mecanismo para producir una economía autosustentable, tanto individual como colectiva. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *